Los turistas siguen paseando por Barcelona mientras dan cuerda a los trileros, beben sangría con pajitas kilométricas y consumen paella de microondas por la noche.…