Un mensaje de texto a mi entrenador alcanzó para que losupiera. Su respuesta, por cierto lacónica,me desconcertó. Lo sabía. Un estado bajo un fanatismo religioso…