2. Tenis que se amarran solos: El Doctor Emmet Brown le entrega a Marty unos zapatos que se pueden amarrar solos. Fue posible este avance en la moda? A principios del 2015 Tinker Hatfield, dise de Nike, inform que todo un equipo est trabajando para que esto fuera una realidad y que a finales del a esperan dar la noticia..

Game planning these drops has been an evolving process, with Nike pulling fans into its studio for focus group after focus group, trying to drill down to the essentials that motivate its customers. The balance is delicate: Don’t overtly showcase drops so much that it ruins the allure of the chase, but don’t hide it so well that no one can find it. And after doing one to two drops this way for the past few months, it’s taught Nike one important thing..

Este nuevo escenario está forzando también una transformación en el tejido productivo. La mayor parte del calzado técnico sigue fabricándose en Asia, y las distintas polémicas sobre las condiciones laborales en las que se manufactura aún lastran la imagen de las marcas. Pero las zapatillas de calle resisten en Europa, donde Espaa es, tras Italia, el segundo productor y exportador de calzado, y, por lo tanto, uno de los principales espejos de la sneakerización.

De Moab puedes tirar hasta Salt Lake City, via las autopistas 70 y 15. Si te cansas, para en cualquiera de los pueblos que hay por el camino. Te encontraras con montones de moteles y hoteles de carretera. Lejos de los tópicos, escoger Cerdea es apostar por un viaje a través de un paisaje que cambia sin parar. Más allá de las costas paradisíacas y las playas de ensueo, el interior del territorio sardo es ideal para los amantes de la naturaleza y el turismo activo:más del 10% de las zonas verdes de toda Italia se concentran en esta isla. Además, en sus casi 2.000 kilómetros de extensión, también cabe aadir un exuberante patrimonio arqueológico de que dispone la región.

«Los Anthony Weiners y Eliot Spitzers hacen lo que tienen que hacer para parecer humillados en los telediarios. Se retiran de la vida pública por un tiempo, pero inevitablemente regresan, habiendo dejado todo atrás. Las mujeres en estos embrollos regresan a vidas que no se reparan tan fácilmente», escribía Monica en Vanity Fair.

Volvimos a puerto y preguntamos si hacían avistaje a la tarde, nos dicen que si hay gente sí. Decidimos quedarnos a comer en el restaurante de al lado de la agencia de avistaje. Pedimos rabas (que para nosotros son calamares) y arroz con marisco, todo muy bueno, para mi gusto el arroz tenía demasiados mejillones, pero estaba riquísimo! Como el día estaba bueno, nos fuimos a un bar que hay enfrente con una terracita a tomar un café mientras nos da el sol, pedimos y tardan por lo menos media hora en traer los cafés, pero que lentitud! Bueno, no importa porque aquí se está muy a gusto.

Deja un comentario