Volvió a su pueblo de origen, Steamboat Springs, en Colorado, y creó un rancho ganadero llamado Sweetwood que este ao proyecta vender US$ 3 millones en carne fresca y charque. Logró estos resultados, en parte, contactando programas de atletismo en universidades importantes como lo hizo en Under Armour para ofrecerles carne envasada como snacks proteicos para deportistas. Las ventas de Under Armour también están en descenso.

Mira, yo jugaba en el Liverpool y un día me dijeron que no era casualidad que vistiéramos de rojo. Nuestro pueblo fue masacrado por Margaret Thatcher y hubo una conciencia social de nuestra parte con el público, que tan difícilmente ganaba dinero. Con un paro diabólico, nosotros éramos su orgullo.

Inicio Premium El País Puro Deporte Sucesos Economía Opinión Viva El Mundo NoComaCuento Ciencia Tecnología Videos Blogs Data Diálogos ncora Revista Dominical Teleguía Brandvoice Somos Célebres Sabores Videos Blogs Negocios Publicaciones Emisoras Productos GN Anúnciese Estados Financieros Condiciones de uso Políticas de privacidadFútbol Nacional Fútbol Internacional Legionarios Selección Nacional Motores Otros deportes TorneosCartas Columnistas Editorial Foros InternacionalAplicaciones Científicas Medio Ambiente SaludMás que una generación de nexo, los treintones estamos de puente entre los contestatarios del sesenta y sus anteriores y los nios del nuevo mundo de la individualidad vacua. Crecimos en un medio que resultaba todavía amable, pasamos por la revolución sexual en el momento en que nuestras hormonas amanecían, nos quisimos comprometer en un mundo de antípodas políticas y, apenas comenzábamos a medio entender de qué se trataba, cuando todo se acabó; nos sorprendió el auge de la telematización, pasamos miserias ajustándonos a sus leyes y sin estar gastados, pero ya abandonando la primera juventud, en la edad del «a mí nunca antes» , como adolescentes no definimos lo que queremos, ni rechazamos de facto lo que no queremos. No digo que todos los treintones estén igual, pero este desconcierto a algunos se nos nota en todo y en todas partes, a los que nos quedamos haciendo referencias a las caricaturas de Magoo y pensando que Travolta bailando disco es lo máximo; a los de entonces, a los que seguimos siendo los mismos, los de la cultura dispar, adictos a las tiras cómicas y a las tandas de cinco de la Sala Garbo; a los que tenemos enraizado lo setentista y su sicodelia y a Raquel Welch como símbolo sexual insustituible..

Grandes superproducciones como Cleopatra, con una increíble Elizabeth Taylor a la cabeza, con constantes demoras en el rodaje y con costosísimos diseos de escenografía y vestuario, se convirtieron en las mayores pesadillas de los estudios, haciendo peligrar no sólo el rodaje del film sino la perdurabilidad de los mismos, llegando a ser causa de bancarrotas sonadas por un éxito de taquilla poco acorde con la inversión. Por tanto, algunas de estas películas, tenían un interés más centrado en la estética que en la rigurosidad histórica y esto en cierta forma caló en los espectadores. Durante los aos 50, se prodigaron títulos como La caída del Imperio romano, o Julio César, interpretada esta última por un joven Marlon Brando en el papel de Marco Antonio o James Mason en el papel de Bruto, se constataba así la moda del péplum de gran presupuesto con papeles encarnados por superestrelladas consagradas o en plena emergecia o incluso primeros actores del afamado teatro británico venidas para cubrir los no menos importantes personajes secundarios del gran elenco que suponía una producción de estas dimensiones..

Deja un comentario