Se supone que un deportista lo que debe querer siempre es competir con los mejores, no destacar entre los peores. 5 Te falta butler 14 20mpp? eso es menos de lo que jugaba en portland, y supuestamente es la razón de que no destaque, que juega muy poco 😛 Aún así no creo que los juegue. Entre Butler (que se te olvida) y marion jugarán los minutos de 3, y de 2 Terry tiene que juagr si o si sus 30 minutitos.

La lesión contra la Lazio, aquella de la foto de Ronaldo sentado agarrándose la rodilla con las dos manos, no fue la primera. 6 meses antes, en un partido con el Lecce, durante un gesto extrao las diferentes piezas del mecano que es la rodilla encajaron mal por un momento y hubo un crujido. Por suerte no fue en un gesto de fuerza extrema y Ronaldo pudo pedir el cambio y abandonar el campo caminando.

El IRCWar era la diversión del momento y RomanSoft, hoy conocido internacionalmente junto con Int3pids por su participación en diversos CTF, escribía el célebre texto «Tácticas de guerra en el IRC». Los nuevos grupos de hackers, como Undersec, ya no nacían en las BBS sino en el IRC. Asimismo, a principios de los 90 aparecen los primeros guios hacktivista, con virus como Anti Tel, obra del grupo Los Dalton, en protesta por las tarifas del monopolio Compaía Telefónica Nacional de Espaa; y Anti ETA, creado por GriYo en protesta por el asesinato de un político a manos de los terroristas..

Yo hago la cena despues del trabajo y se cocinar cosas como pollo, carnes, pescado. Cosas normales y sencillas pero el siempre tiene algo que decirme. Dice que sufre de hambre, que no hago en abundancia o alguna otra cosa. Para Hinestroza, jugar en Europa puede ser un impulso para alcanzar la selecci n colombiana. El Getafe, puede ser su trampol n. «Lo m s dif cil es llegar aqu (en Getafe).

Ciulla, el reciente pastor funcionario, planteó que el principal objetivo de su gestión sería «coordinar el gran trabajo que hacen el municipio y las iglesias». Con sus 5 mil iglesias salpicadas por todo el Conurbano, el evangelismo se convirtió en un eslabón más de la asistencia provista desde el Estado. Tanto a nivel municipal como bonaerense.

Cuando llegaba la cuenta nos decía: ‘Oye carnal, no seas gacho, paga la cuenta, es que traigo un billete de 100 dólares y me ponen muchas trabas para cambiarlo’. Así se pasó una semana con la misma historia y mejor nos reíamos de ver lo baquetón que era este pillo paisano del Gabo. Finalmente tuvo que gastar su famoso billete invisible de 100 dólares.

Deja un comentario