El partido, para uno de los dos va a ser difícil. Esto es el fútbol. Me gustaría que hiciéramos un buen partido de fútbol, desde el sufrimiento, porque maana vamos a tener que sufrir. Vuelos internacionales: Madrid Pekin Shanghai Madrid. Volamos con Finnair por 470 por persona. Nada que ver con Qatar, Emirates, Etihad o incluso Lufthansa.

Contento y siento que estoy ayudando al equipo y esto es lo que a uno le deja más tranquilo. Hubo un momento en el que fui muy autocrítico, y no sólo por no hacer goles, sino porque sentía que no ayudaba al equipo y eso era lo que me preocupaba. Por lo del gol, sabía que iba a llegar indicó el delantero..

Llegamos al parque en una van desde Ao Nang un dia sobre las 15hs, dejamos las cosas en el hotel y a las 16:30hs nos plantamos en la entrada del parque para pagar el fee y entrar a dar una vuelta. Si pagas el fee del parque despues de las 16:30hs le ponen un sello que pone «night safari», y con esa misma entrada puedes entrar tambien al parque nacional al dia siguiente ahorrandote pagar de nuevo los 300.Por cierto, se me olvido el tema de las sanguijuelas. El guia nos dijo que de 30 personas le suele tocar a un par de ellas.

Entre ellos, podríamos destacar el imponente marcador que llevaba el coche, alto y ancho, ideado para detener el posible impacto del viento en el cuerpo de los atletas. Y con un rayo láserincorporado para marcar el paso. Un rayo que proyectado en el suelo parecía el dedo acusador de Dios y que solo desapareció de la pantalla cuando salió el sol..

Ostenta dos títulos: el de activista por el clima y el de cantante de hip hop. El primero empezó a ganárselo con tan solo seis aos, cuando habló en la Cumbre de las Naciones Unidas de Río de Janeiro. Su trabajo como ambientalista comenzó en el barrio.

La cafetería se llamaba taart van m tante (sí, como para acordarse) y tenían distintos tipos de tartas, pero cogimos la de manzana porque nos parecía que era la más típica de allí. Así que con un té y un trozo de tarta nos estábamos comiendo el postre merienda a eso de las dos de la tarde. Qué pronto nos acostumbramos a los horarios norteos cuando hay dulces de por medio.

El cielo comienza a ennegrecerse, con amenaza de lluvia, así que tras descansar unos minutos en el hotel, nos dirigimos a Fort George, una impresionante construcción militar del S. XVIII por los ingleses para luchar contra los escoceses. Hoy en día sigue siendo una base militar, pero son los Highlanders (soldades escoceses) los que lo habitan.

Deja un comentario