Claro que si no hubiese público dispuesto, o si Nike no hubiese capitalizado el fenómeno del running seduciendo hasta a los que no caminan ni una cuadra como posibles corredores. Sería otro cantar. El último noviembre, los 25.000 participantes que invadieron Buenos Aires con sus remeras celestes y largaron como una marea humana desde la Avenida del Libertador estaban separados en tres categorías (foto de apertura).

Es habitual que muchos incluyan desayuno y hasta cena. Los desayunos suelen estar bien: zumos de naranja recién exprimidos y sin aguar (riquísimos), café con leche o té, pan, tortitas, mermelada, mantequilla, miel, quesitos, a veces huevos duros, jamón (es broma ). No cenamos en ninguno, así que no puedo opinar.

Salgo de Cesis en el autobús que me ha traído desde Riga a las 12:00, pero con parada intermedia en Sigulda (1’30 lv; 1 hora). Aquí hay que tener precaución, el autobús no va a Sigulda, sino que se para en la propia carretera (a dos kilómetros del centro). Sí hay autobuses especiales que hacen el recorrido Riga Sigulda..

De este punto nos dirigimos hacia el gora Antigua, donde también nos dieron un folleto cuando compramos la entrada (3) en la taquilla que está adentro del recinto. En la taquilla también venden una entrada combinada que da acceso a distintos sitios. Las edificaciones que más nos llamaron la atención fueron el Templo de Hefesto, la Estoa de talo (que tiene un pequeo museo muy interesante) y una iglesia bizantina muy pintoresca.

15 de agosto: alerta sanitaria sobre la carne mechada de Magrudis. Se activa la alerta sobre la carne mechada. Al día siguiente, el Ministerio recige la alerta. Ahora que quedó sobreseído, Stacchio cuenta que reaccionó así porque después del segundo robo una de la empleadas de la joyería fue hasta la estación de servicio, que se encuentra a pocos metros, llorando para reclamarle por qué no había hecho nada mientras veía que les robaban: «Yo no soy el héroe que muchos creen, el coraje es siempre consecuencia del miedo. A veces me parece que hay más comprensión hacia aquellos que atacan, que atención a quienes son atacados (la misma crítica al periodismo en Brasil que en Argentina). Me usaron para contarles a los italianos que había dos países pero en realidad esa división está solo en los medios, todos estamos en contra de la inseguridad.

Retomando el paseo, salimos del metro y subimos a pie por unas calles bastante empinadas hasta llegar a la base del monte Licabeto (también se podía acceder en funicular); después el camino seguía en zigzag en subida, pero la pendiente ya no era tan pronunciada. En la cima, además de contemplar las hermosas vistas de la ciudad de Atenas, entramos a la capilla de San Jorge, que tiene su propio campanario. También había un restaurante.

Deja un comentario