Mientras mi marido examinaba el vehículo, aproveché para pedir folletos en el mostrador de información turística del aeropuerto, donde me atendió una seora encantadora, que me proporcionó unos mapas y algunos buenos consejos. También me dio una mala noticia: a consecuencia de unos desprendimientos en la zona del Mirador de los Bascos, en la zona noroeste, estaba cortado un tramo de la carretera que rodea la isla, desde el Pozo de la Salud a la Playa del Verodal. Esto obligaba a dar un rodeo tremendo para ir desde Frontera a la zona del Sabinar y el Faro Orchilla, cuando normalmente está casi a tiro de piedra.

Hola, ahora mismo estoy en Maldivas concretamente en Gulhi, hemos pasado 2 en Fulidhoo, 4 en Maafushi y 2 en Gulhi y si duda alguna te recomiendo que vayas a Gulhi, la mejor bikini Breach y mejor snorkel que he visto (en isla local). Un viaje en el cual vine con un buen sabor de ese gran país. Mi hermano Pablo, contrato desde Espaa un conductor que nos llevaría hacer la ruta de Rajastán.

Chiapas es seguro, los indígenas valoran mucho la seguridad y no dejan pasar ni una. Mi novio y yo nos casamos el ao que viene y nos gustaría hacer nuestro viaje de novios partiendo desde la peninsula de Yucatán. Habíamos pensado alquilar un coche y bajar desde Riviera hasta Chiapas.

Estabas orgulloso. Orgulloso y sudado. Nada más verlos sentí una opresión en el corazón. Para el cómo, decidimos organizarlo por libre, con un vuelo low cost directo Madrid Montréal de la compaía canadiense Transat. El vuelo y la gasolina fue lo único barato porque Canadá es un país caro teniendo en cuenta que a los precios ya más elevados que en Espaa hay que sumarle las tasas en todos y cada uno de los artículos, lo que supone más de un 10% y, por si fuera poco, en todos los restaurantes y cafeterías hay que aadir al menos el 15% de propina que es prácticamente obligatorio, aunque la maquinita para la tarjeta (allí el dinero «cash» casi no se usa) te sugiere dejar incluso el 20 ó el 25%. Eso sí, nada más sentarte te sirven agua de una jarra y vimos que algunos restaurantes no servían ni vino ni cerveza y, de no traerlo de casa, te sugerían ir a comprarlo a la tienda de la esquina.

El avión es de los peorcitos que he viajado (aunque no tengo demasiada experiencia en vuelos largos) pero no mucho mejor que Ryanair en cuanto a espacio. Dan una almohadita y manta, y comida en abundancia, eso sí. Hace bastante calor en el avión (yo que iba preparada para aire acondicionado a tope) y aunque intenté dormir, entre que eran las 10 de la maana, que estaba emocionada e incomoda a la vez, me fue imposible..

Deja un comentario