Jordan tenía un contrato de 20 millones de dólares con Nike. Evitó criticar a Helms para no ofender a los conservadores que pudieran comprar sus zapatillas. Helms fue reelegido con más de un millón de votos. Las cookies permiten almacenar ciertos datos sobre el dispositivo del Usuario o sobre la navegación del mismo, es decir, recopila información estadística, facilita ciertas funcionalidades técnicas, ver qué páginas han sido visitadas, el tiempo de conexión, la ciudad a la que está asignada la dirección IP desde la que se accede, el número de nuevos Usuarios, la frecuencia y reincidencia de las visitas, el tiempo de visita, el navegador o el operador o tipo de terminal desde el que se realiza la visita, analiza el funcionamiento de una página, detecta problemas técnicos, entre otros; y dependiendo de la información que contengan y de la forma en que utilice su equipo, pueden utilizarse para reconocer al usuario. La mayoría de las cookies se asocian a un usuario, ordenador y dispositivo no identificable en el sentido de que no proporcionan referencias que permitan conocer datos personales. Un navegador sólo permite que un sitio web acceda a las cookies que éste establece, no a las que establecen otros sitios Web..

En este nuevo escenario, algunas chicas aparecen en tantos catálogos y campaas que, además de reconocimiento profesional y visibilidad en la industria, consiguen llamar la atención de los propios clientes y disparar su número de seguidores en las redes sociales. Las marcas no les exigen exclusividad ni por contrato ni como requisito pero, como explican las dos modelos con las que hemos hablado, algunas podrían preferir prescindir de determinado rostro si ya está trabajando con la competencia. «Aún así si le gustas mucho te acaban contratando», aclara Millet.

Ese día correría como nunca: «Fui ganando toda la carrera, pero en la parte final me pasaron dos chicos que me llevaban tres o cuatro aos. En el fondo, me sentí ganador», recuerda. Y agrega: «A partir de ahí empecé a correr más seguido, hasta que el secretario de Deportes de Salsipuedes me invitó a otra carrera en Saldán».

Por ahora, el mutismo sobre la campaa es absoluto y solo en la Federación Espaola del Vino se ha escapado una pequea valoración: «es perfecta». Ubaldo Cuesta, catedrático de Publicidad de la Universidad Complutense y exdirector de Publicidad de Citren, prefiere esperar al diseo y al desarrollo de la campaa, «al resultado final», pero cree «muy razonable» utilizar a una celebrity con una imagen tan «positiva» como la de Nadal, «con la que se consigue notoriedad e impacto y con la que se transmiten unos valores que automáticamente se pegan a la marca: juventud, fuerza, voluntad, esfuerzo, éxito, excelencia.». A la ministra tampoco le hacía falta que le vendieran al campeón espaol, uno de sus ídolos.

Deja un comentario