La organización de Los ngeles Lakers anunció recientemente que el próximo 18 de diciembre retirará el número de la camiseta que vistió durante su carrera profesional el exescolta Kobe Bryant. Una noticia que no es nueva en la NBA, en la que son normales este tipo de homenajes. Sin embargo, en el caso del jugador icono de la franquicia en las dos últimas décadas, el tributo tendrá una particularidad que lo hará pionero en la mejor liga del mundo..

Hace muy poco tiempo. Y cuando me empecé a animar a contar mi historia, empecé a notar un montón de cosas, hasta en actitudes mías, de aceptar lo que otros decían o de cómo me paraba frente a la situación. Contar mi historia me devolvió mi poder.. Estoy completamente de acuerdo con lo que dices acerca de Gadiemp. Y muchas gracias por la parte que te toca, además de escribir para ayudar a futuros viajeros y leer en el futuro mis viajes; lo hago porque me lo paso bien, me divierto haciéndolo y veo que se nota, me alegro enormemente de ello. Y como dices ahora mismo estoy aprovechando a tope, y lo que tenga que venir ya vendrá..

Después fuimos a buscar algún cajero en el que sacar algo de dinero para continuar el viaje y el resto del día fue haraganear. Otra visita al mercado, una cerveza aquí, un rato en la terracita Hasta que se hizo de noche y la tacaería de toda la semana a la hora de cenar tuvo su recompensa. El primer día que llegamos a Siem Reap decidimos que la última noche haríamos una cenita especial en alguno de los restaurantes del pub street que tanto nos maravillaron el primer día.

Quizá lo que hagamos sería incluir Pingyao entre Pekín y Xi’an y Chengdú me gustaría. En si, sería prácticamente lo mismo que ir hasta Xi’an si medimos en tiempo. La verdad que me han recomendado toda la zona de Yangshuo y no quisiera perdérmela. Pobre horacio benito, está cada día MS TURBADO y se le nota por el hazmerreír que causa cada vez que hace un comentario. Que bien vendría que si tuvieran un mínimo de dignidad se callaran por lo menos dos siglos los kakudos ladrones y corruptos como el, después de como han saqueado, arruinado y hambreado al país. Son unos miserables y ladrones, encima les robaron a los trabajadores y sectores más necesitados con la INFLACIN, el más perverso y regresivo de los impuestos.

Los lugares comunes, mirados desde este chico de una minoría tironeado entre la discriminación del entorno y la presión de las tradiciones familiares, resultan una forma de descubrimiento. Combinados con las canciones de «El Jefe», se transforman en algo espectacular. Justamente, los momentos menos satisfactorios son aquellos en los que el realizador (Chadha ya había contado algo similar en la lindísima «Bending like Beckham», sobre chicas futbolistas) trata de ser «original» (por así decirlo).

Deja un comentario