1. Estar preparado para hacer muchos trayectos internos en avión y tener la suficiente paciencia para aceptar los cambios de horarios y cancelaciones unilaterales de las compaías. En nuestro caso, cinco vuelos internos, con dos cambios de horarios y/o cancelaciones, y un retraso.

Hace exactamente un d reci cumplidos los 40, Rashid se desmarc con un manifiesto compulsivo que sacudi los cimientos del dise cambiar el mundo Superado el list de los 50, con m de 3.000 objetos a sus espaldas, este dise nacido en El Cairo, criado en Canad y afincado en Nueva York ha querido dar un nuevo sentido a su proclama una necesidad urgente de cambiar el modo en que funciona la humanidad. Hemos creado un mundo basado estrictamente en el consumo. Estamos dilapidando los recursos y destruyendo la naturaleza, y no podemos seguir as por mucho m tiempo.

Hombre, yo creo que algo influye que la clase de religión te la dé un cura o un psicólogo. Y sinceramente creo que los contenidos son distintos, pero no tampoco nos vamos a enfadar por ver quién lleva la razón, digo yo. Buenas noches. Y si se le antoja superar a Rocky Marciano con el n50, por cuánto? Es lo único que ahora importa en el boxeo. Habrá que darle la razón a Mike Tyson, que en un solo asalto ponía más picante que en los 12 que vimos rodeados de ‘celebrities’: «No son boxeadores, son hombres de negocios», dijo. Pues entonces, que Floyd vuelva a retar a su amigo Warren Buffet bajo el eslogan: El combate del Milenio .

QVOD . INSTINCTV . DIVINITATIS . Una vez que hemos desayunado bien decidimos bajar, aunque está lloviendo; nuestra meta es ir al Palacio Longchamp y sus jardines, ya hemos estado en Marsella (20 10 2014 Marsella), así que daremos un paseo por el centro después, si el tiempo lo permite. Vamos con nuestros paraguas, pasamos por la terminal, con un montón de colas para los que cogen el Suttle bus de Royal o las excursiones, se forma un tapón en la salida, que evitamos yendo hacia otra puerta. Desde el balcón ya vimos la marquesina del bus gratuito del puerto, unos 10 15 min desde la terminal, sólo hay que seguir la línea verde y a la izquierda de la rotonda con la hélice de barco ya está la parada, todo muy fácil.

Empezamos la caminata y empezamos a ver monos y aves locales, paramos al lado de un montículo de tierra que estaba encintado con plástico de no pasar. Sobre l había un dragón de komodo grande, era la hembra y su nido, a principios de septiembre se encuentran protegiendo el nido donde han depositado los huevos enterrados y no se mueven ni comen hasta que eclosionen (como los cocodrilos). Vimos un par de lugares de puesta de huevos más, pero no hubo suerte de ver alguno grande andando tranquilamente.

Deja un comentario